Billeteras Compartidas | Módulo 2

2do módulo de Billeteras Compartidas, un curso online gratuito diseñado para los matrimonios que les ayudará a administrar sus billeteras ​compartidas.

En esta entrega se trabajan mitos y realidades en torno al dinero y el matrimonio como «si nos queremos no nos pelearemos por dinero», «se necesita dinero para ganar dinero», o «no ganamos suficiente dinero para invertir».

¡No se lo pierdan!

Además pueden descargar dos archivos para trabajar juntos.

Video 1/4

Video 2/4

Video 3/4

Video 4/4

El Valor del Dinero
Piensa que tan importante es el dinero en tu vida y cuánto piensas que le importa a tu pareja (en caso de estar en pareja). Pide a tu pareja que realice el mismo ejercicio y luego comparen y charlen acerca de los resultados.

dinero

Valores Personales
La primera columna deberán completarla con sus 5 valores personales más importantes, para luego completar los 5 valores más importantes de su pareja y en forma conjunta, enumerar los 5 valores más importantes para ambos. Esta experiencia, si bien es sencilla, es muy rica para la pareja como un primer paso para planificar juntos.

valores

10 Ideas para hacer un cumpleaños saludable para niños

Fuente: LaFamilia.info (adaptación)

Tortas, golosinas de todo tipo, gaseosas, frituras, snacks, “comida chatarra”… Por lo general este es el menú de las fiestas de cumpleaños; sin duda una perjudicial sobrecarga de azúcar y calorías para los chicos. Por eso, cada vez son más las mamás que quieren ofrecer opciones saludables para los niños y ¡aquí les tenemos varias ideas!

cumplefacil

Tomá nota de las siguientes recetas de platos sanos, coloridos y atractivos para que tu hijo y sus invitados pasen un día ¡muy divertido!:

1. Mini zanahorias

¡Fácil, sano y delicioso! Le puedes poner un dip tipo hummus de garbanzo o guacamole.

2. Snack de garbanzos horneados

¡Un snack muy sano y sabroso! Remoja los garbanzos por 24 horas, luego los cocinas por 30 minutos. Una vez listos, les agregás un poco de aceite de oliva o de girasol, sal, cúrcuma, ajo en polvo, otras especias al gusto y revolvés con cuidado para que no se deshagan. Los expandes en una bandeja de horno forrado en papel manteca y horneá durante 40 minutos aproximadamente a 200ºC removiendo de vez en cuando para que no se quemen. Deben quedar dorados y tostaditos, dejalos enfriar ¡y listo!

3. Galletas de avena

En un bowl ponemos la avena en hojuelas, la harina, el azúcar moreno, la levadura y la sal, y lo mezclamos todo. En otro recipiente mezclamos los huevos, el aceite y la esencia y lo incorporamos a la anterior mezcla y revolvemos muy bien con la ayuda de una espátula. Una vez que está todo mezclado, formamos bolitas que aplanamos con la mano y colocamos en una bandeja de horno. Horneamos a 180ºC, debe estar precalentado, unos 12 minutos o hasta que veas que los bordes estén dorados. Las sacamos y dejamos sobre una rejilla. Una vez que se enfríen terminarán de endurecerse. (Fuente: Ana María de Cocinando entre Olivos para Pequerecetas.com)

4. Pochoclo casero

Es mucho mejor la versión casera que la comprada, las puedes preparar en una olla con tapa a fuego medio con aceite y sal, sacudiendo ocasionalmente hasta que los granos de maíz comiencen a explotar, se le puede agregar un poco de queso si lo prefieres.

notacumple

5. Chupetines de banana bañadas en chocolate

Elegí un chocolate que sea muy alto en cacao y sin azúcares añadidos, baña cada pedazo de banana y llevalas a la heladera. Mantenelas refrigeradas hasta el momento de consumirlas, ¡nadie podrá resistirse!

6. Aguas saborizadas

Ya sabemos lo poco o nada de nutritivas que son las bebidas gaseosas y los jugos que no son 100% naturales. Mejor ofrecé una refrescante limonada natural o aguas saborizadas. Se pueden endulzar con stevia y decorar con unas rodajas de limón y hiervas aromáticas.

7. Quesitos divertidos

Buscá los menos procesados y dales una presentación divertida, recordá que «la comida entra por los ojos» y en el caso de los niños, es más cierto todavía.

8. Frutas en brochetas

Jugá con las formas y los colores.
brochete3

9. Nugguets de pollo hechos en casa

Los niños los adoran, el problema es que los que venden en los restaurantes de comida rápida no son para nada saludables. La buena noticia es que los podés hacer en casa y quedan igualmente deliciosos. Toma la pechuga de pollo, cocínala como lo hacés habitualmente y luego la ponés en un procesador hasta que quede molida. A esa mezcla le agregás un huevo, sal, pimienta, queso para untar y revolvés (si la mezcla está muy líquida o pegajosa, podés agregar un poco de harina integral o harina de garbanzos). Formá las bolitas, las aplanas un poco con las manos y las pasás una por una por huevo crudo, seguido de pan rallado y finalmente las pones en un sartén a dorar, también pueden ir al horno y así evitamos la fritura. ¡Los chicos los amarán!

10. Mini helados de yogur y fruta

Solo necesitas unos moldes (pueden ser de hielo), yogur del gusto deseado, fruta fresca y palitos de helado. Pon un poco de yogur en el fondo de cada molde, un poco de fruta troceada por encima, completas con yogur y clava el palito (para que se sostenga puedes cubrir los moldes con film transparente y hacer un agujero al centro para pasar el palito). Llévalos al congelador por al menos 2 horas, ¡y listo! (Fuente: Hello Wonderful)

Por último un consejo: no te predispongas ni predispongas mal a tu hijo hacia la comida sana. Muchas veces ven a otro disfrutando una zanahoria y cuando menos pensás tu hijo también la está comiendo. Así que evitá gestos negativos y frases como “ella/él no come de eso”, porque como te escucharon decirlo, seguramente se negarán. Mejor anímalos a probar alimentos sanos y explícales los beneficios que esto tiene en su salud, nunca lo enfoques hacia la parte estética o belleza.

Agradecemos las fotos de: Pequeocio.com

Día del Estudiante: 6 claves del Papa Francisco para cambiar el mundo

Con ocasión del día del estudiante, que se celebra el próximo 21 de septiembre en Argentina, compartimos 6 claves del Papa Francisco que te ayudarán a darte cuenta de que, con tu sensibilidad para reconocer el sufrimiento de otros, podés cambiar el mundo y todo lo que te propongas.

1) Soñar grande: “El fuego del amor de Jesucristo hace desbordante ese gozo, y es suficiente para incendiar el mundo entero. ¡Cómo no van a poder cambiar esta sociedad y lo que se propongan! ¡No le teman al futuro! ¡Atrévanse a soñar a lo grande! A ese sueño grande yo hoy los invito, por favor no se metan en el “chiquitaje”, no tengan vuelo rastrero, vuelen alto y sueñen grande.”

2) Reconocer el sufrimiento de otros: “Ustedes, los jóvenes, tienen una sensibilidad especial para reconocer el sufrimiento de otros; los voluntariados del mundo entero se nutren de miles de ustedes que son capaces de resignar tiempos propios, comodidades, proyectos centrados en ustedes mismos, para dejarse conmover por las necesidades de los más frágiles y dedicarse a ellos.”

3) Comprender a todos: “También ustedes, chicos y chicas, que viven en ambientes complejos, con realidades distintas y situaciones familiares de lo más diversas, se han habituado a ver que no todo es blanco ni todo es negro; que la vida cotidiana se resuelve en una amplia gama de tonalidades grises y esto los puede exponer al riesgo de caer en una atmósfera de relativismo, dejando de lado esa potencialidad que tienen los jóvenes, la de entender el dolor de los que han sufrido. Ustedes tienen la capacidad no sólo de juzgar, señalar desaciertos, sino también esa otra capacidad hermosa y constructiva: la de comprender. Comprender que incluso detrás de un error —porque el error es error y no hay que maquillarlo— hay un sinfín de razones, de atenuantes.”

4) Encontrarse en las diferencias: “A ustedes, jóvenes, les es tan fácil encontrarse. Les basta un rico café, un refajo, o lo que sea, como excusa para suscitar el encuentro. Los jóvenes coinciden en la música, en el arte…Ustedes pueden enseñarnos que la cultura del encuentro no es pensar, vivir, ni reaccionar todos del mismo modo; es saber que más allá de nuestras diferencias somos todos parte de algo grande que nos une y nos trasciende, somos parte de este maravilloso país.”

5) Perdonar y mirar para adelante: “También su juventud los hace capaces de algo muy difícil en la vida: perdonar. Perdonar a quienes nos han herido; es notable ver cómo no se dejan enredar por historias viejas, cómo miran con extrañeza cuando los adultos repetimos acontecimientos de división simplemente por estar atados a rencores. Ustedes nos ayudan en este intento de dejar atrás lo que nos ofendió, de mirar adelante sin el lastre del odio, porque nos hacen ver todo el mundo que hay por delante.”

6) Dar segundas oportunidades: “Y precisamente por esto enfrentan el enorme desafío de ayudarnos a sanar nuestro corazón; a contagiarnos la esperanza joven que siempre está dispuesta a darle a los otros una segunda oportunidad. Los ambientes de desazón e incredulidad enferman el alma, ambientes que no encuentran salida a los problemas y boicotean a los que lo intentan, dañan la esperanza que necesita toda comunidad para avanzar.”

Leé el discurso completo del Papa Francisco a los jóvenes en Colombia

Mejorá tus finanzas familiares

​¡​Billeteras compartida​s​ llega a Lifecoach​!​

Un curso on line gratuito dividido en 7 pequeños módulos de aprendizaje, diseñado para los matrimonios que les ayudará a administrar sus billeteras ​compartidas. Publicaremos un módulo cada semana. ¡No te lo pierdas!

​¿​POR QUÉ HACER EL CURSO?

​​Diego Campos, director financiero de Apdes y creador del curso Billeteras Compartidas nos da algunas respuestas

​¿​POR QUÉ HACER EL CURSO?
​Porque​ estamos convencidos que ES MEJOR SABERLO.
Porque derribando mitos fortalecemos la vida familiar
Porque sabemos de lo que hablamos. Administramos billeteras compartidas.
Porque si estudiamos años para prepararnos en nuestros emprendimientos laborales, cuánto más para llevar adelante nuestra familia, nuestra “empresa” más importante.
OBJETIVOS
A través del curso esperamos que logres:
Desarrollar conciencia y capacidad para el manejo de las finanzas personales y familiares
Adquirir responsabilidad en el control de gastos acorde a valores personales
Conocer algunos de los instrumentos y la terminología del mercado financiero

Para comenzar te invitamos a hacer un pequeño autodiagnóstico sobre como van tus billeteras compartidas.
​SABER COMO ESTOY

Luego te invitamos a acceder al módulo 1:

Parte 1.

 

Parte 2

PROHIBIR NO ES LA SOLUCIÓN

prohibir

Autor: Alberto Quesada
Profesor de secundaria

Pensar una verdadera educación digital.

En el colegio, los móviles están prohibidos. Tampoco se permiten en las colonias, convivencias, en los stages deportivos y cursos de verano. En casa, hay ley seca hasta la hora de cenar.

Esta es la actitud que, en el mejor de los casos, tienen los padres preocupados por la buena educación de los hijos. La postura opuesta es la de las familias que dan libertad con la excusa de que no se puede luchar contra la omnipresencia de la red o del aluvión imparable de imágenes y sensaciones que llega al móvil.

En mi opinión, ninguna de las dos opciones es la correcta. La primera alternativa sencillamente retrasa el contacto con los dispositivos móviles, pero no aporta recursos (no, al menos, a priori). La segunda deja abandonado al adolescente frente a los numerosos riesgos de la red. ¿Qué hacer?

  1. Mirar la realidad y enseñar a mirar la realidad

En mi trabajo como docente uso constantemente el ordenador portátil, el iPad y el teléfono móvil, y no me considero una persona a la vanguardia de la tecnología. Pertenezco a varios grupos de Whatsapp y aprovecho los momentos libres para ojear las últimas actualizaciones de Twitter. Por supuesto, de vez en cuando abro mi Facebook para planear sobre notificaciones de cumpleaños y demás. Hago fotos constantemente para capturar ideas, retratar momentos de trabajo e informar a las familias. Grabo vídeos para clases invertidas…

En el tiempo libre no veo la tele: veo los vídeos de mis canales preferidos de YouTube y echo un vistazo a los programas a la carta. Me siento en el sofá y utilizo el Chromecast para poner los vídeos, las fotos o los ir a los links que me han ido llegando.

Y lo más importante, mientras los alumnos juegan o trabajan en el colegio, yo utilizo el móvil. Ellos saben que yo saco el teléfono o el iPad invariablemente cuando me he quedado sin otra ocupación, porque estoy vigilando el patio o porque consulto el correo entre clase y clase o porque miro el horario y la programación antes de entrar en el aula. Y ellos quieren hacer lo mismo y no entienden por qué no se lo permitimos.

  1. Los móviles no son juguetes

Hace algún tiempo, un alumno de 1º de ESO me preguntó: «¿Hoy haremos clase normal o usaremos los iPads?». Este comentario me cayó como un jarro de agua fría, pues llevaba unas semanas de metodología 1:1 durante una hora semanal de sociales, y me parecía un éxito de resultados y de implicación de los alumnos. Los alumnos pensaban que estábamos jugando y que eso no era estar en clase de verdad.

Estas percepciones erróneas suceden al introducir los dispositivos digitales de manera poco ordenada. Si en todos los contextos de aprendizaje se abusa del juego, los aparatos se asocian a la diversión.

La implantación de los ordenadores en los centros educativos no queda excluida de esta distorsión: si los sistemas 1:1 solo se emplean en contextos gamificados, se genera -casi inconscientemente- un prejuicio contra la seriedad de estos instrumentos. Si el móvil se usa solo para jugar o para la conversación insustancial, se genera una percepción que altera la alfabetización digital.

Todo ello nos invita a pensar cómo introducimos a los niños en la tecnología o si, por el contrario, los lanzamos al mercado digital sin una preparación previa. En concreto, conviene preparar un proceso gradual de inmersión: pasar por aplicaciones que no sean juegos, sino herramientas útiles en el día a día de los niños. Una orientación así permite dar sentido a los 600 euros que una familia gasta por un iPhone.

  1. Prohibir con sentido

Lo dicho hasta ahora nos lleva a apuntar que no se gana nada retrasando el contacto de un niño con las herramientas digitales. Sin embargo, la asunción de ritmos de uso no puede dejarse a la deriva. Del mismo modo que no dejamos a un niño de 4 años salir solo a la calle, tampoco es prudente permitir la libre utilización de los dispositivos digitales. ¿Edad? Depende: en 1º de ESO los niños son muy distintos entre sí, porque la educación en la familia también es muy distinta entre ellos.

Primero, se dejará el aparato en momentos y circunstancias bien puntuales. Después, convendría ir ampliando el periodo de posesión del móvil a la vez que se hace hincapié en la necesidad de desconectarlo o apartarlo en situaciones concretas: estudio, tiempo en familia, horas de sueño, etc. Finalmente, se dará libertad y la intervención paterna se limitará a una labor de orientación o consejo, o ultima ratio, como castigo por un comportamiento muy grave.

  1. Formar en positivo

Yo no pondría el acento en la prohibición o en el miedo a la red. Me parece que esta ha sido la tónica de las charlas y sesiones sobre formación digital en las familias. Las cosas han cambiado y, ahora, los padres y educadores estamos familiarizados con la tecnología digital. Bastaría por tanto cambiar nuestro paradigma y pensar en los recursos que un niño, en cada situación, puede utilizar e irle progresivamente formando en el uso de aplicaciones y recursos on-line.

Los ejemplos son incontables. Eso sí: conviene apartar la mente de las redes sociales, que serían el último escalón en el proceso de madurez digital, o de los videojuegos, que es la salida fácil para que los niños estén entretenidos. En su lugar, aparece toda una retahíla de recursos para cultivar cualquier hobby o utilizar en el trabajo cotidiano. En el coche, podemos ir siguiendo la ruta a través de un navegador gps, o ir haciendo fotografías de los paisajes para hacer un concurso en familia. Se pueden ver las estrellas con una herramienta de realidad aumentada, o visitar un museo con la guía. Podemos vender los muebles que no necesitemos más, mirar la cartelera o reservar una mesa para la cena. Todo depende muchas veces del tiempo que dedicamos a pensar la utilidad del teléfono móvil o la conexión de datos antes de que el niño lo haga por su cuenta y nos encontremos con el problema de dejarle el móvil para que se entretenga.

En definitiva: la educación digital es el nuevo reto al que padres y docentes nos enfrentamos. Esperar a los cursos de secundaria es demasiado tarde. Hay que formar en positivo para ofrecer técnicas y habilidades que puedan ponerse en marcha conforme el niño va madurando, y utilizar la prohibición en la medida en que pueda ser justificado por sus educadores, precisamente porque ellos predican con el ejemplo o viven unas normas de buena educación que tienen un claro sentido positivo.

5 Cosas que tu hijo adolescente necesita de ti

La adolescencia es un mundo nuevo para los padres, y llegar preparados a ésta hace una gran diferencia. Por eso, teniendo en cuenta que cada familia es diferente y cada persona es distinta, estos son cinco principios propuestos por VibrantHomeschooloing.com que pueden ayudarnos a tener una mejor relación con nuestros adolescentes.

5cosas 

  1. Definición

Hay una diferencia enorme entre ser niño y ser un adulto joven. Nuestros hijos adolescentes se sienten frustrados cuando sienten que siguen siendo tratados como niños. Ellos están empezando a verte a ti y al mundo de manera diferente. Y ellos mismos ya no se sienten niños, pero tampoco saben muy bien cómo dejar de hacerlo. Les falta definir bien los cambios que están sucediendo y te necesitan a ti para ayudarlos en este proceso de definición. 

  1. Autonomía guiada

 Los adolescentes necesitan tener la oportunidad de comenzar a tomar decisiones y desarrollar un sentido de autoridad. Esto es perfectamente normal y saludable. Deberíamos animarlos y ayudarlos para que empiecen a formarse como personas individuales cada vez más independientes. Los niños dependen de sus padres para todo. Los jóvenes quieren una oportunidad para ejercitar su autonomía. Tenemos que darles la oportunidad de tomar decisiones, de fallar y equivocarse porque no siempre estaremos allí para resolver sus problemas. 

  1. Comprensión

A veces ni siquiera los mismos adolescentes saben lo que sienten o comprenden las razones de su comportamiento. Y menos nosotros los padres. Por eso es tan importante que ellos vean nuestro esfuerzo en entenderlos y, más aún, en ayudarles a ellos mismos a entender mejor sus cambios, actitudes y reacciones. Sentarnos con ellos, hablar con ellos, escucharlos, contarles alguna experiencia similar que nosotros hemos atravesado cuando teníamos su edad, orientarlos en la toma de decisiones, ayudarles a ver los pros y los contras de alguna situación… serán cosas que ayuden a tu hijo adolescente a ver que, aunque no comprendas completamente cada detalle de alguna situación que pueda surgir, estás haciendo todo lo posible para entenderlo. 

  1. Amor

Los padres quieren a sus hijos, pero a veces los hijos sienten que nosotros no los amamos o que queremos más a uno de sus hermanos. Debemos aprender a hacer sentir a cada uno de nuestros hijos amado y, para lograrlo, debemos identificar sus necesidades individuales. Mostremos nuestro afecto en cada momento que podamos, expresemos amor, dediquemos tiempo, hagamos con ellos cosas que les gusten. Ahora que están creciendo podemos compartir momentos en la cocina, haciendo algún proyecto juntos, o comiendo en algún sitio algo rico. Da tiempo y atención individual a tus adolescentes. 

  1. Respeto

 Los adolescentes saben que se equivocan y cometen errores. Y están dispuestos a ser corregidos y superar situaciones difíciles con ayuda y guía. Pero esa ayuda y esa guía deben partir desde el respeto. Ya no son niños a los que se les deba hacer todo y que necesitan que les resuelvas los problemas. Muestra respeto sentándote con ellos cuando se equivocan,  teniendo una conversación sobre lo que ha sucedido y ayudándoles a pensar qué han aprendido y cómo evitar el mismo error.

Feliz cumpleaños María

Por: Tere Fernández | Fuente: Catholic.net

La Natividad de la Santísima Virgen María, 8 de septiembre

La Virgen María fue la Madre de Jesús y, con este hecho, se cumplieron las Escrituras y todo lo dicho por los profetas. Dios escogió a esta mujer para ser la Madre de su Hijo. Con ella se aproximó la hora de la salvación. Por esta razón la Iglesia celebra esta fiesta con alabanzas y acciones de gracias.

Virgen
Un poco de historia

El nacimiento de la Virgen María tuvo privilegios únicos. Ella vino al mundo sin pecado original. María, la elegida para ser Madre de Dios, era pura, santa, con todas las gracias más preciosas. Tenía la gracia santificante, desde su concepción.

La vida de la Virgen María nos enseña a alabar a Dios por las gracias que le otorgó y por las bendiciones que por Ella derramó sobre el mundo. Podemos encomendar nuestras necesidades a Ella.

La fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María se comenzó a celebrar oficialmente con el Papa San Sergio (687-701 d.C.) al establecer que se celebraran en Roma cuatro fiestas en honor de Nuestra Señora: la Anunciación, la Asunción, la Natividad y la Purificación.

Se desconoce el lugar donde nació la Virgen María. Algunos dicen que nació en Nazaret, pero otros opinan que nació en Jerusalén, en el barrio vecino a la piscina de Betesda. Ahí, ahora, hay una cripta en la iglesia de Santa Ana que se venera como el lugar en el que nació la Madre de Dios.

Algo que no debes olvidar

María vino al mundo sin pecado original y con la gracia santificante.
La Virgen María fue escogida para ser la Madre de Dios.
La Virgen María fue pura y santa.
Al nacer la Virgen María se cumplió la promesa de Dios de que mandaría al mundo a una mujer de la que nacería el Salvador para liberarnos del pecado.

Cómo vivir la fiesta en familia 

Llevar flores a la Virgen en alguna capilla, en señal de que la amamos y dando gracias a Dios por haberla creado y escogido para esa gran misión.

Pedir a la Santísima Virgen María, para que nos consiga la gracia que más necesitemos en este momento de nuestra vida, como familia.

Oración

María, en este día que festejamos tu nacimiento, te pido que me ayudes a estar siempre cerca de ti y de tu Hijo Jesús.