LA IMPORTANCIA DE ESTAR EN FAMILIA

image1

Fuente. sontushijos
Autor: Nekane Martín
Profesora de Primer Ciclo de Educación Infantil en Eskibel Ikastetxea.

Lo sabemos y estamos convencidos de ello, pero… es tan dificil.
La familia es el primer grupo social donde se desarrolla una persona. Un recién nacido desarrolla patrones de apego y de interacción que marcarán sus futuras relaciones y serán claves para su bienestar personal y su felicidad. Por este motivo debemos tener en cuenta la importancia de hacer cosas en familia.

En la vida de cualquier persona el tiempo es uno de los recursos más preciados. Todos sabemos que son muchas la obligaciones que tiene una familia y esto hace que en ocasiones los padres no dispongamos de mucho tiempo para dedicarles a nuestros hijos. Se necesita tiempo para educar, guiar, corregir y en definitiva para acompañar a nuestros hijos en su paso por cada etapa de la vida.

Generalmente, el tiempo que pasamos con nuestros hijos está destinado a cubrir sus necesidades básicas y cotidianas. Pero esto en ocasiones, nos hace sentir “culpables” y por ese motivo, intentamos, por todos los medios, hacer planes con ellos, de tal modo que puedan sentir que les hacemos caso y que estamos para ellos. Sin darnos cuenta que lo que ellos realmente necesitan es que estemos. Es importante organizarse para dedicar tiempo de calidad a los pequeños. Tiempo en el que disfruten de nuestra compañía, cariño, aprendizaje y desarrollo.

Dedicar tiempo de calidad a los hijos, no solo es bueno para ellos, es un tiempo de disfrute para toda la familia y nos va a aportar muchos beneficios a todos: mejora los vínculos afectivos, la autoestima, potencia el desarrollo global, fomenta el aprendizaje, nos ayuda a liberarnos del estrés y favorece la comunicación. Al fin y al cabo, contribuye al buen humor de todos y a la felicidad familiar. También debemos decir, que nuestra presencia les da seguridad, cercanía y confianza a los más pequeños, para afrontar los obstáculos del día a día. A nosotros, nos dará información para poder conocerles mejor, saber cuáles son sus miedos, preocupaciones o alegrías, en definitiva, estando con ellos conoceremos su vida con más detalle y así podremos entenderles mejor de cara a exigirles lo que debemos y darles lo que necesitan. La falta de tiempo en familia o la ausencia de actividades en familia es perjudicial para el niño y las consecuencias pueden ser determinantes en el desarrollo de nuestros hijos, como por ejemplo la perdida de buenos hábitos y rutinas, incluso puede tener consecuencias como la inestabilidad emocional, inseguridad infantil o la baja autoestima.

Los adultos, sin dejar de ejercer de ser padres, tenemos que dejar salir el niño que llevamos dentro. Tenemos que divertirnos con nuestros hijos, enseñarles a ser niños risueños y alegres y que sepan disfrutar de las actividades de ocio como de las actividades comunes diarias. Debemos de comer con ellos, jugar con ellos, leer con ellos, preguntarles, responderles,…en definitiva, tenemos que pasar con ellos el mayor tiempo posible, aunque muchas veces sea un gran esfuerzo para todos, porque el tiempo que pasemos con ellos siempre merecerá la pena.

¿Cómo crear buenos lectores?

Fuente
LaFamilia.info

image1 (2)

Con motivo del Día Internacional del Libro, el 23 de abril, hablaremos de la importancia que cobra la lectura, pues es un hábito que se aprende en casa, con la actitud, motivación y ejemplo de los padres. Contarle historias a los pequeños, incluso desde sus primeros meses de vida, es una forma de ir estimulando esta habilidad, y a medida que el niño crezca se deberá abrir un espacio para la lectura dentro de su rutina diaria, lo que podría implicar, limitar el uso de aparatos electrónicos.

Es importante emplear la lectura como una fuente de diversión y aprendizaje y no como una obligación aburrida, “muchos padres cometen el error de ‘castigar’ a los hijos con la lectura, lo que causa un efecto contrario al gusto por leer; los libros se les deben ofrecer antes de que aprenda a leer, incluso fuera del horario de clases, también es importante ofrecerles libros y que ellos elijan a su gusto, siempre y cuando sean aptos a su edad”. Recomienda el consultor en familia Andrés Camarena en entrevista para YoInfluyo.

Los especialistas recomiendan que de cero a tres años, la lectura debe ser una rutina diaria de al menos 15 minutos y antes de ir a la cama. Además, compartir lecturas con nuestros hijos es una excelente manera de acercarnos más ellos, conocer mejor su mundo y enriquecer nuestra conversación, creando un espacio de diálogo al que siempre nos gustará volver. Por ello, la lectura debe ser una parte natural de la vida familiar.

Consejos para estimular la lectura

Existen varias acciones que ayudarán a los padres a crear y estimular el hábito de la lectura en sus hijos. He aquí algunos consejos:

– Leele en voz alta a cualquier edad.

– Dedicale 15 minutos diarios de lectura.

– Elige un buen momento para leer, en un lugar confortable y sin distracciones.

– Leele libros que disfruten juntos.

– Respeta sus elecciones.

– Leele y diviértanse pues querrá repetir la experiencia.

– Relee el mismo libro cuantas veces te lo pida.

– Habla con él o ella sobre lo que leen, permítele expresar sus gustos y opiniones.

– Narrale cuentos de hadas, de la vida diaria, de la familia.

– Lee con él/ella las imágenes; descríbanlas y hablen sobre ellas.

– Organiza con tu hijo su propia biblioteca.

– Lee en casa pues así su hijo seguirá su ejemplo.

– Lleva a casa diversos materiales de lectura: cuentos, libros de animales, revistas y periódicos.

– Visita las bibliotecas con tu hijo.

– Visita las librerías y permitile comprar libros que él quiera.

– Regala libros y animalo a regalar libros a sus amigos.

– Lleva libros a las consultas médicas, viajes largos, etc.