Los valores del deporte por protagonistas

frame

Muchas veces a los padres, llegado el momento de llevar a los chicos al club o a la cancha, se les hace “cuesta arriba” y tampoco se “animan” a que vayan en transporte público… tomá tu decisión sin perder de vista todo lo que la práctica deportiva suma a tus hijos.

cambiasso

Adolfo Cambiaso, Crack mundial del polo, viaja desde los 15 años, logra vivir en cuatro países en el mismo año siempre acompañado por su mujer y sus tres hijos.
El deporte es fundamental ya que “haciendo cualquier deporte” con ganas, con pasión, uno se aleja de “cualquier” mal camino.

magui

Magdalena Aicegal
Magui fue campeona de Las Leonas durante cinco años espectaculares para este deporte. ¿Qué valores del hockey rescata para la vida?
El respeto, no solo al árbitro o al público, ella agrega al equipo. Podes llegar tarde por mil causas pero si se pierde el valor del respeto el equipo se empieza a disgregar, si hay respeto, no hay roces.
La humildad, no sos mejor cuando ganás que cuando perdés. No creértela porque estás en el primera o en el seleccionado.
El esfuerzo, el compañerismo… la vida sin valores es una vida sin sentido.

Agradecemos a Sembrar Valores los contenidos de este post

CUESTIÓN DE PRIORIDADES

Fuente: sontushijos

Esto es tener las ideas claras y la cabeza muy bien «amueblada». Un fenómeno.

Sarunas Jasikevicius es un exjugador de baloncesto lituano conocido en España por su paso por el Barcelona. Ahora entrena a un equipo de su país, el Zalgiris Kaunas, que el viernes jugó el tercer partido de las semifinales del campeonato nacional ante el Neptunas. Tras la victoria, un periodista le preguntó a Jasikevicius por la ausencia del pívot brasileño Augusto Lima, de permiso por paternidad tras el nacimiento de su hijo. Esta es la conversación íntegra, que puedes ver en el vídeo.

 

Entrevista a Pep Guardiola

foto-Entrevista-Guardiola
Fuente: Cruyff Insitute

Pep Guardiola ha conseguido todo aquello que se ha propuesto en el mundo del fútbol, como jugador y como entrenador. Aunque le cueste reconocerlo abiertamente, respira y transmite liderazgo y es ejemplo para muchos en la industria del deporte por su gran carisma.

Hablar con Guardiola sobre deporte y educación es toda una lección de buena gestión y de coaching. Nada en su manera de actuar es producto de la casualidad, es analítico y pragmático, un icono que, como Johan Cruyff en su momento, ha creado escuela. En esta entrevista nos cuenta qué ha supuesto el deporte en su educación, cómo ha moldeado su carácter, cómo ha influido en su personalidad y en su manera de gestionar equipos. Y también lo importante que es para un deportista pensar en su futuro cuando aún se está en activo porque los momentos de gloria pasarán, tarde o temprano, a ser sólo un recuerdo.

¿Qué significa para ti el fútbol fuera del campo?

Nací en un pequeño pueblo y, con mis amigos, siempre he jugado a fútbol. No puedo entender mi vida sin deporte.

¿Qué influencia crees que tiene el deporte en las comunidades, en el desarrollo social y en la educación?

Siempre he pensado que el deporte es la herramienta más potente para la educación. Puedes entenderlo todo a través del deporte. Cuando estás en una comunidad, en un equipo, y juegas a fútbol, a baloncesto, a lo que sea, entiendes lo que supone la relación con los demás, te das cuenta de si el otro es mejor que tú o si tú eres mejor que él y debes hacer un mayor esfuerzo para ayudarle a crecer; a entender las decisiones del entrenador. Cuando ganas un partido debes mantener la calma y cuando pierdes, debes trabajar más duro y estar más concentrado porque tendrás otra oportunidad para demostrar cómo eres. No puedo entender cómo soy como individuo, mi personalidad, sin el deporte.

¿Crees que los futbolistas con los que has coincidido en tu carrera son conscientes de su responsabilidad social o del poder que tienen para cambiar las cosas?

Es difícil saber cómo eres a ojos de los demás. No sé la influencia que tengo sobre otras personas. Al final, tienes que mostrarte tal y como eres y, evidentemente, eso dependerá de tu educación. Si tienes una buena educación, la gente recibirá mejores inputs que si no tienes valores. Pero no sé si mis valores y mi influencia sobre la gente son buenos. Lo único que quiero es hacer mi trabajo lo mejor posible, ser honesto conmigo mismo, y espero que sea bueno para los demás.

¿Qué cualidades necesita un entrenador para dirigir un equipo?

No es fácil. Necesitas demostrar tus cualidades en cuanto a táctica, visión y, a la vez, gestionar personalidades muy diferentes; no sólo a tus jugadores, sino también a la gente que compone tu staff, y tratar de convencerlos de que la manera en la que van a jugar y a vivir durante los once meses siguientes es la mejor. Al final, un líder es una persona a la que sigues sin una razón. Te siguen porque creen en ti. Y ese es nuestro sueño como entrenadores, pero debo reconocer que no es fácil; a veces no eres capaz de hacerlo.

Tú lo has conseguido con éxito a lo largo de tu carrera. ¿Cómo preparaste tu transición de jugador a entrenador?

Cuando tenía 26 ó 27 años pensé que quería convertirme en entrenador. Mi transición fue fácil porque me tomé un año sabático tras mi retirada, dispuse de un año para sacarme la licencia y entonces el FC Barcelona me dio una oportunidad. Obviamente, hoy es completamente diferente: como jugador, entrenas dos horas y te vas a casa; como entrenador, entrenas esas dos horas, pero has estado dos horas más preparando ese entrenamiento y así continuamente. Puedes trabajar las 24 horas si quieres, siempre hay cosas que hacer. Tienes que estar preparado para estar mentalmente calmado, intentar no sentirte exhausto cuando estás entrenando. Tienes que encontrar la manera de estar cómodo con tu trabajo, trabajar al máximo pero también tener tiempo para tu vida.

Johan siempre decía que cuando un entrenador es capaz de generar confianza, los buenos resultados están garantizados. ¿Está de acuerdo con eso?

Absolutamente. Cuando consigues que la gente te siga es porque tienen confianza en ti. Después, puede que no consigas los resultados que querías, pero te sentirás igualmente recompensado. Sé que todo se juzga en base a los resultados: si ganas, triunfas y si no ganas es todo un desastre. Y tienes que saber manejar esa situación. Porque, a veces no ganas pero estás contento porque la relación con los jugadores, con tu staff, con todo el mundo es buena. Ciertos momentos de convivencia con los jugadores son suficientes para saber que todo va bien.

¿Cuánto es innato y cuánto aprendido en tu capacidad de liderazgo?

No sabría cuantificarlo. Evidentemente, la forma en la que comunicas, cómo te sientes y tu forma de ser es natural. Delante de los jugadores, de los medios de comunicación, del público, no puedes estar actuando continuamente. Pero, por otro lado, el modo en que entiendes el juego, la influencia que he tenido por parte de Johan y de otros entrenadores es enorme. La influencia de Johan especialmente, porque fue con quien más años compartí, fue muy importante para ser el entrenador que soy.

¿Qué es más complicado gestionar el éxito o el fracaso?

Tienes que acostumbrarte a gestionar ambas cosas. Cuando lo ganas todo, tus jugadores tienen una gran confianza en sí mismos, creen que si han conseguido ganar dos, tres, cuatro veces, pueden hacerlo de nuevo. Eso genera confianza, pero a la vez existe el riesgo de que se crean mejor de lo que son, y hay que calmar los ánimos. Y cuando no ganas, tienes que estar más próximo a ellos, empatizar y hacerles entender que somos capaces de ganar la próxima vez. La ventaja de gestionar estas situaciones es que están dispuestos a que les ayudes. Pero durante tu carrera, debes ser capaz de afrontar ambos sentimientos cada tres o cuatro días.

¿Qué opinas de la iniciativa de Johan de dar formación a deportistas para que tengan un futuro proactivo y oportunidades de unirse al mundo laboral una vez finalizada su carrera?

Lo más importante es que él entendió que detrás de un jugador de fútbol, básquet o tenis hay un hombre o una mujer como tú y como yo, con sus sentimientos, sus miedos y sus alegrías. Y sabía mejor que nadie que una vez acabada tu carrera deportiva, pasas de tenerlo todo a no tener nada. Tienes que cambiar tu vida. Este mensaje que Johan nos daba yo también lo he trasladado a mis jugadores: tienes que buscar cosas nuevas en tu vida, hacer algo especial que te llene porque la vida es muy larga y llega el momento en que, con 35 ó 36 años, ya no puedes vivir de lo que has hecho porque a la gente no le interesa. A la gente no le importa lo que hice como jugador, ni siquiera lo que hice el año pasado, sino qué soy ahora. Mientras eres deportista en activo tienes que prepararte para lo que viene, para hacer algo diferente.

¿Qué valores del deporte pueden aplicarse en el mundo de la empresa?

El mundo de la empresa es totalmente diferente y debes prepararte para ello. Creer que porque fuiste un gran deportista vas a tener éxito en los negocios es un gran error. Porque mientras tú estabas dedicado al deporte, otros se formaban profesionalmente, con lo cual son mejores que tú. Pero la pasión que has puesto en tu carrera deportiva es un extra, algo especial que debes mantener, y tener la posibilidad de formarte para seguir formando parte de la industria del deporte es fantástico. Es verdad que los deportistas tienen un sexto sentido, pero en los negocios es necesario un proceso de adaptación y cosas que debes aprender.

¿Los valores del deporte o un deporte con valores?

Todos hemos oído hablar de los valores del deporte: constancia, capacidad de sacrificio, trabajo en equipo, esfuerzo, afrontar retos… Estos valores se asocian a la imagen de los deportistas, y está bien, porque un deportista que ha llega a lo más alto tiene que haber destacado en todos ellos.

Los futbolistas Iker Casillas y Xavi Hernandez

futbolPero también parece que el haber obtenido reconocimiento a tu esfuerzo y trabajo lleva asociado el convertirte en un ejemplo a seguir, principalmente por los más jóvenes. Y es en este punto donde quizás las cosas empiezan a desvirtuarse. ¿Alguien les ha preguntado a los deportistas si quieren ser un ejemplo para las generaciones venideras? ¿Es justa esta exigencia? ¿Es justo exigir a un deportista que se convierta en un referente para los más jóvenes cuando toda su energía y concentración están orientadas a unos objetivos deportivos? Al fin y al cabo su club le ha contratado para entrenar y focalizarse en mejorar física y técnicamente…

Así que parece que tenemos un mundo por explorar: Clubs, Federaciones, Comités Olímpicos… Estas entidades, en su mayoría, tienen objetivos que no son exclusivamente deportivos. Muchos clubes realizan y, en muchos casos forma parte de sus estatutos fundacionales, actividades vinculadas con los jóvenes y niños. Las Federaciones tienen entre sus funciones la de desarrollar y potenciar la práctica deportiva entre la población y muy especialmente entre los mas jóvenes. Y los Comités Olímpicos defienden los valores del Olimpismo y los transmiten a la sociedad.

¿Son estas entidades las que deberían realizar esfuerzos y destinar recursos para transmitir esos valores a través de los deportistas? Seguramente es una mezcla de todo. Las entidades deberían destinar recursos y esfuerzos en transmitir los valores del deporte y utilizar a sus mejores embajadores, los deportistas. Y los deportistas deberían ser conscientes de que la parte deportiva es muy importante, pero que también deberían devolver una parte de su éxito y reconocimiento a la sociedad.

Nadal y Federer, ejemplo de fair play

nadalUna solución podría ser que los clubes dedicaran tiempo y recursos en formar a sus deportistas para convertirlos en sus perfectos embajadores y un ejemplo para los jóvenes. Del mismo modo que los deportistas deberían entender que ellos, aunque no lo hayan decidido de mutuo propio, son un espejo en el que la gran mayoría de los jóvenes se miran.

Además, redundaría en un beneficio para todos. Cuando un club ofrece una buena imagen al mundo, esto le coloca en una posición muy ventajosa ante los Sponsors que quieren vincularse a aquel club que el mundo percibe como referente.

Si los deportistas son valorados por los seguidores no sólo por su juego y éxitos, sino también como personas, seguramente sus contratos mejorarán, porque el público, que es el que finalmente paga, querrá tenerlos en sus equipos.

Y los jóvenes tendrán en sus ídolos el reflejo de valores como el sacrificio, el esfuerzo, la constancia, el respeto, el trabajo en equipo… además de la educación, la responsabilidad, la preocupación por los demás, la comunicación, etc…

¿Quién no quiere transmitir a sus hijos estos valores?

Fuente: Johan Cruyff Institute

Luces para ser el Nº 1

andy

En la batalla de la formación de la gente joven cobra una gran importancia la adquisición de valores que enriquezcan la personalidad. Además, deben aprenderse en un ambiente de libertad y autonomía personal. Los hábitos no se adquieren por repetición de charlas de los padres y educadores sino por el ejercicio continuado de actos virtuosos. En nuestras conversaciones con ellos hay tres pasos que hacen posible el camino de la mejora.
1º Darles luz para ver en qué tienen que mejorar.
2º Conseguir fuerza para cambiar y llevar a la práctica los objetivos, metas o propósitos
3º Inspirarles motivos para cambiar.
… Hemos visto como Andy Murray se colocaba sorprendentemente como nº 1 mundial del tenis después de llevar más de 11 años jugando como profesional y estando los últimos 7 entre los 4 primeros. ¿Qué ha sucedido para que este año haya dado el paso necesario para llegar a la cima? Ha seguido el camino de los tres pasos para lograr que el cambio sea real.
1º Luz para ver en que tenía que cambiar.
Se dio cuenta que cuando en 2012 su entrenador fue Ivan Lendl ganó los dos únicos grand Slam y la medalla de oro de las Olimpiadas. Por eso en junio de este año volvió a ficharle como entrenador.
2º Fuerza para mejorar.
Andy decía: “Con Ivan Lendl trabajamos sobre aprender de los errores y aprender de las derrotas. El me ayudó a gestionar la presión”.
3 Motivos para la mejora.
Quería volver a ganar un grand slam y llegar a ser el número 1. Dicen los comentaristas: “Ha sido un cambio de mentalidad ahora ataca con mucha anticipación, resta muy delante, y ha mejorado al servicio”.
Este camino (luz, fuerza y motivación) puede ser una buena senda para tener conversaciones de mejora con nuestros alumnos.
Autor: Iñaki Cires – Ingeniero Industrial -Diplomado en Magisterio. – Doctor en Ciencias de la Educación – Máster PDG IESE. Más de 25 años en equipos directivos -Profesor en el colegio Erain Ikastetxea.
Fuente: Original para sontushijos

Cinco deportes para practicar en familia

Diversos estudios que hablan de la importancia del deporte para los niños por los beneficios físicos que aporta. Y es que el ejercicio aumenta la capacidad pulmonar, a través de la movilización aeróbica, y también la flexibilidad de los músculos, por la actividad anaeróbica. El deporte fomenta el compañerismo, así como valores de sacrificio y superación, además, los niños que lo practican tienen una mayor autoestima.

 

Estos son los deportes en familia más apropiados para los más pequeños de la casa:

  1. El hiking, también conocido tradicionalmente como senderismo. A la hora de planificar las rutas de los paseos por la naturaleza, es muy importante tener en cuenta la edad de los niños para programar el recorrido de las caminatas, es decir, ser más o menos largas y de mayor o menor dificultad. Si vamos con niños muy pequeños, podemos llevarlos en un portabebés para que disfruten de la brisa del campo.

Estas rutas familiares son perfectas para fomentar el diálogo y educar a los niños en el cuidado de nuestro entorno natural, y mostrarles la variedad de las diversas especies animales y vegetales que habitan las zonas que se visiten.

  1. La natación. Es uno de los deportes más completos que existen y una de las actividades más divertidas que se pueden practicar en familia tanto en la playa como en la piscina. Además permite incorporar elementos de distracción como una pelota para jugar al waterpolo, un deporte que sirve para que los niños mejoren su puntería y su control sobre brazos y piernas.
  2. La bicicleta. Los paseos en bicicleta por lugares seguros para los niños son una experiencia muy gratificante en familia. El ciclismo es un ejercicio completísimo, que mejora la coordinación de los niños, además de ser un ejercicio aeróbico (beneficioso para el corazón) que puede ser practicado en familia o pelotón.
  3. El tenis. Requiere de una psicomotricidad que los niños adquieren a partir de 5 o 6 años, por tanto es un deporte para niños más mayores. En cualquier caso es un deporte divertido y completo para practicar en familia. Es posible plantear un partido de dobles con equipos formados por un adulto y un niño, para que el nivel no esté demasiado descompensado.
  4. El patinaje. Para los amantes de las ruedas, el patinaje de un equipo específico -patines, protecciones de codos y rodillas, y casco-, pero no resulta caro para las familias. Es ideal para los niños que suelen tener menos miedo a las caídas y por lo tanto, manejan mejor el equilibrio.

 

 

Fuente: Marina Berrio

Asesoramiento: Sport Zone