Educar sin prisa

Adaptación artículo de www.lafamilia.info

Hoy existe una verdadera carrera a la hora de educar, queremos que nuestros hijos sean los primeros en todo y no sabemos las consecuencias de todo esto.

 Uno de los mayores enemigos de la educación es la prisa. Querer que nuestros hijos sean los primeros en hablar, en andar, en andar en bici, en aprender a leer y a escribir, en saberse las tablas de multiplicar, en dominar un segundo idioma suele ser la aspiración de casi todos los padres.

 

Así que cuando la naturaleza impone un ritmo más lento que el que nosotros esperamos nos angustiamos y comenzamos a ponernos nerviosos: ¿Cuándo hablará bien?, ¿Por qué no camina  todavía?,¡Ya debería saber andar en bici!…. Estos padres se agobian y agobian a sus hijos a veces sin una razón científicamente sostenible, sino únicamente porque no cumplen sus expectativas.

La maduración física, intelectual y afectiva de nuestros hijos no es una carrera contrarreloj, sino un proceso con una cadencia propia que a veces puede parecer incluso caprichosa. La estadística establece los márgenes de la normalidad, que suelen ser mucho más amplios de lo que nos imaginamos; sin embargo, nosotros nos fijamos más en el corredor de la calle de al lado o en el que va marcando los mejores tiempos.

Cuando nos preocupa su lentitud y consultamos con un especialista, con el pediatra o con el pedagogo, nos solemos encontrar salvo algunas excepciones, claro está con que nuestro hijo se encuentra entre los parámetros de la normalidad. Sin embargo, a veces, el dato no nos tranquiliza porque no nos conformamos con lo normal, sino que queremos que sobresalga, que bata un record, no importa en qué modalidad.

La trayectoria hacia la madurez no es una prueba de velocidad, sino una carrera de fondo. De poco sirve una salida explosiva, porque lo importante es llegar al final. Ser el primero en llegar a los controles intermedios solo sirve para engrosar el orgullo de los padres que están en la grada; lo que cuenta de verdad es llegar bien, sobre todo, a la línea de meta.

Si la prisa es el enemigo de la educación, la paciencia es su gran aliado. La necesitamos en todo momento y circunstancia: con el hijo lento, pero también con el que va muy deprisa; con el que le cuesta y con el que va adelante; con el que tiene problemas y con el que todo parece tan fácil; con el que siempre llega primero y con el que siempre llega el último. Como decía el cirujano francés, Guillaume Dupuytren, “no hemos de apresurarnos, porque no tenemos tiempo que perder”.

En educación no hay soluciones rápidas; se educa a fuego lento… Dejarse ganar por la prisa nos puede llevar a subir el fuego y a que se nos “queme la comida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *