Semana Santa Domingo de Pascua

SEMANA SANTA – DOMINGO DE PASCUA

Fuente: «Huellas imborrables – Costumbres de la familia cristiana»

Es un día de profunda alegría.

Los hombres hemos sido salvados y Jesucristo ha sido glorificado. La Resurrección de Jesús es una verdad central de nuestra fe. En esto se resume el mensaje de la fe: “Si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana también nuestra fe” (I Co 15, 14).

Una vez más, Jesús realiza un milagro, el más grande de todos: resucita por su propio poder. Resucita para nunca más morir. Su resurrección le da un baño de luz a nuestra vida. Nos llena de alegría. La vida pudo más que la muerte, pudo más que el pecado.

“Jesús les habló otra vez, diciendo: «Yo soy la Luz del mundo; el que Me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la Luz de la vida»”.
Jn 8, 12

image00 (3)Y nuestra vida se colma de sentido, de un sentido eterno porque nosotros también viviremos por Jesús una vida nueva: la vida de la gracia. Por esta gracia divina podemos vencer al pecado y ganar la Vida para siempre.

La Pascua comienza a festejarse el sábado a la noche en la Misa, llamada Vigilia Pascual, durante la cual se comienzan a ver y oir los ricos signos litúrgicos que manifiestan la alegría de este tiempo.

El altar vuelve a estar bellamente dispuesto, con mantel acorde. Brilla el cirio pascual, y el templo se adorna con flores. Los ornamentos del sacerdote son blancos, las canciones litúrgicas son alegres, adecuadas a la fiesta; y se canta el Aleluya que se había interrumpido durante el tiempo cuaresmal.

“La Resurrección constituye ante todo la confirmación de todo lo que Cristo hizo y enseñó”. CIC 651

Asistir en familia a la Vigilia Pascual o Misa del Domingo de Resurrección es la costumbre fundamental del pueblo cristiano desde los primeros tiempos. En el seno de la familia cristiana también se vive este ambiente de gran fiesta: se “respira” alegría en casa, en los saludos, en la mesa que compartimos con especial toque festivo.

Además se reemplaza el rezo del Angelus al mediodía por la oración llamada Regina Coeli que comienza ¡Alégrate Reina del cielo!

El cirio pascual
En la misa de Pascua se renueva esta gran vela que significa la luz de Cristo resucitado. El cirio estará encendido durante las Misas del Tiempo Pascual y cada vez que se celebre un Bautismo.

¿Por qué los huevos de pascua?

El huevo es signo de gestación de nacimiento. Una nueva vida nacera. Salvando las infinitas distancias, la Pascua nos remite a una nueva vida, la que nos ganó Jesus, la vida eterna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *