Hijos al volante: ¿cuándo entregar las llaves?

Fuente: LaFamilia.info (adaptación)

image00

Foto: Pixabay

Conducir es mucho más que manejar un auto. Es uno de los actos de “libertad” que mayor responsabilidad implican, teniendo en cuenta todo lo que hay en juego. Antes de entregarles las llaves a los hijos hay que considerar varios aspectos.

En algunos países la licencia de conducción se puede adquirir desde los 16 años -edad algo prematura para asumir esta gran responsabilidad-, lo cierto es que mientras sean menores de edad, los padres serán los responsables de lo que ocurre mientras ellos conducen. De ahí que sea una decisión que amerite ser analizada, y requiera además, el establecimiento de algunos acuerdos que velen por la seguridad de los hijos y la de los demás.

¿Qué tan preparados están?

No hay que hacer un extenso análisis para saber que en la adolescencia el carácter está tomando forma y la inmadurez emocional es notoria; propia de la etapa. Por eso, no es de extrañar que los jóvenes de 15 a 24 años constituyan un tercio del total de los accidentes de tránsito con víctimas fatales. Es decir, los adolescentes se accidentan tres veces más, que el resto de los conductores.

Cifras tan lamentables como estas, se deben a la combinación entre la inmadurez emocional, sus comportamientos riesgosos y la falta de experiencia en la conducción.

(….)

Establecer acuerdos

El registro es un “trofeo” para los adolescentes, pero como todo, requiere el cumplimiento de medidas y deberes como son los siguientes:

– Los padres pueden ser los primeros maestros. Es una oportunidad para estrechar los lazos de confianza entre padres e hijos, además es una forma de cerciorarse con los propios ojos, la forma como conducen.

– Durante los primeros meses es recomendable que el joven conduzca bajo la supervisión de un adulto, incluso en países como Chile y Estados Unidos es una ley que debe practicarse hasta que los chicos cumplen la mayoría de edad.

– Establecer horarios y control. Acordar una hora de entrega del auto, es una forma de controlar el buen uso.

– No es recomendable regalar un auto junto al registro. El hijo debe utilizar el auto familiar, así tendrá mayor compromiso y los padres podrán ejercer el control. Después de un tiempo y de acuerdo a su comportamiento, se estudiará la posibilidad de tener su propio auto. Ojalá lo obtuviera con sus ahorros o fruto de su trabajo, de esta forma, lo valorará más y tendrá mayor precaución.

– Como que el hijo está haciendo uso del auto familiar, debe facilitarse para ayudar con los compromisos de la casa, como por ejemplo lavar el auto cuando lo utiliza, ayudar a pagar parte de la nafta y el resto de los gastos, llevar a los hermanos a clases, hacer las compras, etc.

– Recodar el uso indebido del binomio auto-alcohol. Aunque es una obviedad, hay que insistir en que jamás conduzcan si toman alcohol, así sea una sola cerveza.

– En la escuela de manejo podrán aprender las técnicas de manejo, pero es en la familia donde aprenden las normas de urbanidad, el respeto y las buenas maneras. Lecciones como ceder el paso, evitar insultos, (…), no apurar cuando cambian las luces, respetar al peatón… deben ser impartidas por los padres.

– El uso inadecuado de alguno de las anteriores, podría ocasionar el retiro de las llaves.

Como en todos los aspectos, el ejemplo es la clave de la enseñanza. Los hijos deben ver en sus padres un referente positivo en cuanto a la conducción, el respeto de las normas, y el cuidado del auto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *