10 Ideas para hacer un cumpleaños saludable para niños

Fuente: LaFamilia.info (adaptación)

Tortas, golosinas de todo tipo, gaseosas, frituras, snacks, “comida chatarra”… Por lo general este es el menú de las fiestas de cumpleaños; sin duda una perjudicial sobrecarga de azúcar y calorías para los chicos. Por eso, cada vez son más las mamás que quieren ofrecer opciones saludables para los niños y ¡aquí les tenemos varias ideas!

cumplefacil

Tomá nota de las siguientes recetas de platos sanos, coloridos y atractivos para que tu hijo y sus invitados pasen un día ¡muy divertido!:

1. Mini zanahorias

¡Fácil, sano y delicioso! Le puedes poner un dip tipo hummus de garbanzo o guacamole.

2. Snack de garbanzos horneados

¡Un snack muy sano y sabroso! Remoja los garbanzos por 24 horas, luego los cocinas por 30 minutos. Una vez listos, les agregás un poco de aceite de oliva o de girasol, sal, cúrcuma, ajo en polvo, otras especias al gusto y revolvés con cuidado para que no se deshagan. Los expandes en una bandeja de horno forrado en papel manteca y horneá durante 40 minutos aproximadamente a 200ºC removiendo de vez en cuando para que no se quemen. Deben quedar dorados y tostaditos, dejalos enfriar ¡y listo!

3. Galletas de avena

En un bowl ponemos la avena en hojuelas, la harina, el azúcar moreno, la levadura y la sal, y lo mezclamos todo. En otro recipiente mezclamos los huevos, el aceite y la esencia y lo incorporamos a la anterior mezcla y revolvemos muy bien con la ayuda de una espátula. Una vez que está todo mezclado, formamos bolitas que aplanamos con la mano y colocamos en una bandeja de horno. Horneamos a 180ºC, debe estar precalentado, unos 12 minutos o hasta que veas que los bordes estén dorados. Las sacamos y dejamos sobre una rejilla. Una vez que se enfríen terminarán de endurecerse. (Fuente: Ana María de Cocinando entre Olivos para Pequerecetas.com)

4. Pochoclo casero

Es mucho mejor la versión casera que la comprada, las puedes preparar en una olla con tapa a fuego medio con aceite y sal, sacudiendo ocasionalmente hasta que los granos de maíz comiencen a explotar, se le puede agregar un poco de queso si lo prefieres.

notacumple

5. Chupetines de banana bañadas en chocolate

Elegí un chocolate que sea muy alto en cacao y sin azúcares añadidos, baña cada pedazo de banana y llevalas a la heladera. Mantenelas refrigeradas hasta el momento de consumirlas, ¡nadie podrá resistirse!

6. Aguas saborizadas

Ya sabemos lo poco o nada de nutritivas que son las bebidas gaseosas y los jugos que no son 100% naturales. Mejor ofrecé una refrescante limonada natural o aguas saborizadas. Se pueden endulzar con stevia y decorar con unas rodajas de limón y hiervas aromáticas.

7. Quesitos divertidos

Buscá los menos procesados y dales una presentación divertida, recordá que «la comida entra por los ojos» y en el caso de los niños, es más cierto todavía.

8. Frutas en brochetas

Jugá con las formas y los colores.
brochete3

9. Nugguets de pollo hechos en casa

Los niños los adoran, el problema es que los que venden en los restaurantes de comida rápida no son para nada saludables. La buena noticia es que los podés hacer en casa y quedan igualmente deliciosos. Toma la pechuga de pollo, cocínala como lo hacés habitualmente y luego la ponés en un procesador hasta que quede molida. A esa mezcla le agregás un huevo, sal, pimienta, queso para untar y revolvés (si la mezcla está muy líquida o pegajosa, podés agregar un poco de harina integral o harina de garbanzos). Formá las bolitas, las aplanas un poco con las manos y las pasás una por una por huevo crudo, seguido de pan rallado y finalmente las pones en un sartén a dorar, también pueden ir al horno y así evitamos la fritura. ¡Los chicos los amarán!

10. Mini helados de yogur y fruta

Solo necesitas unos moldes (pueden ser de hielo), yogur del gusto deseado, fruta fresca y palitos de helado. Pon un poco de yogur en el fondo de cada molde, un poco de fruta troceada por encima, completas con yogur y clava el palito (para que se sostenga puedes cubrir los moldes con film transparente y hacer un agujero al centro para pasar el palito). Llévalos al congelador por al menos 2 horas, ¡y listo! (Fuente: Hello Wonderful)

Por último un consejo: no te predispongas ni predispongas mal a tu hijo hacia la comida sana. Muchas veces ven a otro disfrutando una zanahoria y cuando menos pensás tu hijo también la está comiendo. Así que evitá gestos negativos y frases como “ella/él no come de eso”, porque como te escucharon decirlo, seguramente se negarán. Mejor anímalos a probar alimentos sanos y explícales los beneficios que esto tiene en su salud, nunca lo enfoques hacia la parte estética o belleza.

Agradecemos las fotos de: Pequeocio.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *