Quiero lo que no se compra

dt.common.streams.StreamServer

Agradecemos a Sembrar Valores su colaboración para LIfeCoach

A cada madre le toca la decisión de encontrar los espacios para encontrarse y disfrutar. Se renovará y renovará la entrega en casa.

¿Cuántas veces nos ha pasado que llega el día de la madre y nos ilusionamos pensando con qué nos sorprenderán los hijos? Si los hijos son chicos, sabemos que el que tendrá que ocuparse de que ese día sea especial será nuestro marido.

-“¡Típico que se cae con una batidora! Sabe que la que teníamos se rompió. -“¡Qué poco me conoce! Yo quiero algo para mí, no para la casa. La casa es de los dos.-” Mentalmente, hacemos una lista de aquellas cosas que no se compran pero que nos gustaría tener.

Y nos damos manija pensando: A mí me gustaría….

•Un fuerte abrazo
•Un desayuno en la cama
•Una salida en bicicleta
•Pasar el día en un lugar que no sea habitual, donde no lavemos platos, ni bañemos chicos y donde el tiempo fluya sin horarios.
Te animo a que armes tu propialista y a que con creatividad llegues a concretarla.

El día de la madre puede ser el punto de partida, pero todo el año podemos sugerir programas especiales para compartir tiempo.

¿Por qué esperar?

Cuando las madres se deciden a darse unos mimos: salir a caminar, un rato de lectura, talleres, ese encuentro con ellas mejora las relaciones en casa.
La idea es pasar un rato divertido. ¿Por qué esperar al día de la madre para hacer esas cosas postergadas que desde siempre quisimos? Si nos gusta que los que conviven con nosotros nos abracen, abracémoslos nosotros primero a ellos. Si nos gustan los días al aire libre y fuera de casa, tengamos todo preparado para proponerlo el primer domingo que esté lindo el tiempo.

A otras madres le gusta más lo creativo: unas clases de fotografía, de restauración de muebles, de pintura o de mosaico. Incluso pueden ser actividades que no requieran gasto, como tomar el gusto por caminar, andar en bicicleta, recorrer galerías de arte. Lo que importa es que nos decidamos a buscar unos huecos en los que de verdad disfrutemos y nos sintamos centradas. La muestra de que fue una buena elección será que lo notarán en casa, por nuestro ánimo, nuestra frescura, nuestra atención renovada.

Isabel A. de Dodds – Asesora familiar – sembrarvalores.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *